¿Qué tan “verde” es la legislación fiscal mexicana?

La legislación fiscal es un reflejo del compromiso climático de un país.

Fiscalia - C.I.F.

Publicación institucional de Fiscalia, Centro de Información Fiscal.

Para conocer más sobre Fiscalia, visita esta dirección.

Herramientas

Escuchar este artículo:

El 22 de abril de este año se celebró el Día de la Tierra. Justo en ese día, personas líderes de países y organismos internacionales se reunieron con el objetivo de renovar compromisos para alcanzar la neutralidad de las emisiones de carbono.

Los compromisos de los países para combatir la crisis climática se pueden ver representados en su legislación fiscal, ya sea a través de estímulos fiscales o deducciones preferentes relacionadas al uso de energías renovables.

En ese sentido, se identifican algunos de este tipo de gastos que se pueden encontrar en la actual legislación mexicana y que cualquier empresa puede aplicar.

Deducción del 100% de activo generador de energía
De acuerdo con la fracción XIII del Artículo 34 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (ISR), se podrá deducir el 100% de la inversión para maquinaria y equipo para la generación de energía proveniente de fuentes renovables o de sistemas de cogeneración de electricidad eficiente.

Según el segundo párrafo de la fracción, se considera fuente renovable “aquéllas que por su naturaleza o mediante un aprovechamiento adecuado se consideran inagotables”, tales como:

  • la energía solar en todas sus formas
  • la energía eólica
  • la energía hidráulica tanto cinética como potencial, de cualquier cuerpo de agua natural o artificial
  • la energía de los océanos en sus distintas formas
  • la energía geotérmica
  • la energía proveniente de la biomasa o de los residuos.

Tradicionalmente, el método más común de generación de energía proveniente de fuentes renovables que puede ser adquirido por empresas es el panel solar.

Particularidades
Para que la deducción sea procedente, la maquinaria y equipo correspondiente se debe encontrar en operación durante un periodo mínimo de 5 años inmediatos siguientes al ejercicio en que se efectúa la deducción.

Esto no es aplicable en los casos que exista una pérdida por caso fortuito.

Si se incumple con el plazo mínimo, se deberá cubrir, si es el caso, el impuesto correspondiente por la diferencia que resulte entre el monto deducido al 100% y el monto que se debió deducir en cada ejercicio en los términos de este artículo o del artículo 35 de esta Ley, de no haberse aplicado la deducción del 100%.

Para cumplir este punto, deberá presentar declaraciones complementarias por cada uno de los ejercicios correspondientes, a más tardar dentro del mes siguiente a aquél en que se incumpla con el plazo establecido, cubriendo recargos y actualizaciones, desde la fecha en la que se efectuó la deducción y hasta el último día en el que operó o funcionó la maquinaria y equipo.

Automóvil eléctrico deducible hasta 250,000 pesos
Según la fracción II del Artículo 36 de la Ley del ISR, a diferencia de los automóviles convencionales cuya deducción está topada hasta 175,000 pesos, el tope de la deducción será deducible hasta por un monto de 250,000 pesos en los siguientes automóviles:

  • Automóviles cuya propulsión sea a través de baterías eléctricas recargables.
  • Automóviles eléctricos que además cuenten con motor de combustión interna o con motor accionado por hidrógeno.

Por su parte, en el caso de arrendamiento de automóviles, serán deducibles los pagos efectuados hasta por un monto no mayor a 285 pesos diarios por automóvil con las características anteriores (el umbral en automóviles convencionales es de 200 pesos diarios).

Cabe agregar que las bicicletas convencionales, bicicletas y motocicletas cuya propulsión sea a través de baterías eléctricas recargables serán deducibles en un 25% por ejercicio, sin que exista un límite a su deducción como en el caso de otros vehículos.

Particularidades
La limitante de deducción de automóviles eléctricos no será aplicable tratándose de contribuyentes cuya actividad consista en el otorgamiento del uso o goce temporal de automóviles, siempre y cuando los destinen exclusivamente a dicha actividad. De igual forma, la deducción limitada en arrendamiento de automóviles no será aplicable siempre que los destinen exclusivamente al arrendamiento durante todo el periodo en el que le sea otorgado su uso o goce temporal.

Reflexiones
Es ampliamente identificado en la comunidad científica que las emisiones de carbono deben disminuirse a la mitad antes del 2030 y que, para el 2050 las emisiones deben ser nulas. Si este objetivo no se alcanza, la temperatura global puede aumentar 1.5 grados Centígrados, logrando así un desequilibro ambiental irreversible.

Estos objetivos no se pueden alcanzar de forma individual sino a través de un esfuerzo colectivo que involucre a cada actor social: las soluciones ambientales deben ser sistemáticas.

Una de las formas en que el gobierno puede intervenir es por medio de instrumentos fiscales que faciliten una transición de energías fósiles a energías renovables. En ese sentido, los instrumentos de política fiscal “verde” incluyen:

  • Eliminar subsidios a combustibles fósiles.
  • Proveer apoyo financiero para la adopción de tecnologías verdes. Estos apoyos pueden ser costos reducidos de capital o uso de medidas fiscal.
  • Introducción de incentivos fiscales focalizados, tales como, deducciones o exenciones en tecnologías verdes.
  • Implementar desincentivos fiscales para desalentar el uso de tecnologías contaminantes, por ejemplo, un impuesto al carbono o un sistema de derechos de emisión.
  • Inversiones públicas en infraestructura verde, tal como salubridad, energía y transporte público.

Como se puede apreciar, hay una amplia gama de medidas fiscales que se pueden implementar en los gobiernos. No obstante, la legislación tributaria en México parece no tener avances hacia estas medidas.

En efecto, es indispensable proveer medidas que incentiven un consumo de energía verde. Implementar medidas como un impuesto a combustibles (IEPS en hidrocarburos), es poco eficiente considerando que el Estado mexicano financia el uso de combustibles a través de subsidios. De igual forma, una medida aislada no puede cambiar el comportamiento, son requeridos esfuerzos a través de distintos frentes para poder evidenciar un cambio significativo.

La reforma fiscal para el 2022 es, actualmente, bastante publicitada en los medios ¿incluirá la reforma, propuestas para promover la implementación de energías renovables? El Grupo de Trabajo para la Transición Hacendaria pareciera trabajar en esta dirección. Como parte de los temas a analizar dentro de las sesiones de este organismo, se encuentra el tema de “regulación fiscal-ambiental”. No será hasta el 15 de agosto que la ciudadanía podrá identificar la importancia de los cambios propuestos, o si hubo propuestas siquiera.

Acceso libre expirado

¡Lo sentimos! El período de acceso libre a la lectura de esta publicación ha terminado. Te invitamos a que te suscribas a Fiscalia y no te quedes sin acceso a esta útil información.